Portada /Al día

Solar Impulse sobrevuela Gemasolar

Solar Impulse II sobrevuela Gemasolar. Amalie Decloux | Jean Revillard.

Solar Impulse II sobrevuela Gemasolar. Amalie Decloux | Jean Revillard.

Han sido exactamente 505 días los que ha necesitado el avión Solar Impulse II para dar la vuelta al mundo en un reto que comenzó en marzo de 2015 en Abu Dabi y que ha finalizado con el aterrizaje de la aeronave en el mismo lugar casi un año y medio después. Un viaje de más 40.000 km, distribuidos en 17 etapas que ha al llevado al avión a sobrevolar la planta solar termoeléctrica más innovadora del mundo, Gemasolar.

Esta instalación, propiedad de Torresol Energy –una joint venture entre el grupo de ingeniería y construcción SENER y Masdar– es pionera en la utilización, a escala comercial, de tecnología de torre central y sistema de almacenamiento térmico en sales fundidas. Gracias a este, Gemasolar puede seguir produciendo electricidad durante 15 horas sin energía solar, lo que significa que la generación no se detiene y puede responder a las demandas de la red, uno de los puntos débiles tradicionales de las energías renovables. Hoy en día, esta planta se ha convertido en todo un referente en el sector de las renovables, con el reconocimiento de los varios galardones internacionales obtenidos.

Gemasolar fue retratada desde el aeroplano sin combustible Solar Impulse, que aterrizó en Sevilla en el mes de julio, días antes de completar su histórico hito de circunnavegar el planeta sin usar combustibles fósiles. Poco después de despegar de Sevilla camino a El Cairo (Egipto), Solar Impulse voló sobre la central solar para captar su emblemática imagen en una fotografías espectaculares. Para demostrar las capacidades de la energía solar, la aeronave se embarcó en la primera vuelta aérea al mundo con energía solar, alcanzando una velocidad de entre 45 y 55 km/h y 8.500 m de altitud. El interés de Solar Impulse II por Gemasolar, otro icono mundial de sostenibilidad, se enmarca dentro del objetivo compartido entre estos proyectos de innovación: fomentar el uso de energía solar en el planeta. De hecho, ambos son sistemas revolucionarios en cuanto a que pueden almacenar energía solar y mantenerse en funcionamiento de forma ininterrumpida gracias a su capacidad de almacenamiento.

Tras haber volado por Omán, India, Myanmar, China, Japón, Estados Unidos, Solar Impulse II llegaba a España para surcar el cielo sobre Gemasolar y así fundir en una sola imagen dos tecnologías limpias de primer nivel.

Tras contemplar las espectaculares imágenes de Gemasolar tomadas por Solar Impulse II, el director de la planta, Raúl Mendoza, destacó “el espíritu común de dos proyectos de ingeniería que han sorprendido al mundo, dos hitos tecnológicos alimentados exclusivamente con la energía del Sol”. Y añadió: “Como ya lo hizo Gemasolar desde su entrada en servicio comercial en 2011, Solar Impulse está también demostrando al mundo que es posible confiar en la energía solar para nuestras actividades diarias. El futuro irá de la mano de las fuentes renovables, siempre que sigamos desarrollando tecnologías fiables y exitosas para que esta energía sea una opción económicamente competitiva y, por lo tanto, una alternativa real y sostenible a los combustibles tradicionales”.

Galería

Vista aérea de la la planta Gemasolar, propiedad de Torresol Energy.

Copyright SENER 2022